Para Paisajismo, jardinería vertical, mantenimiento de espacios verdes o diseño de espacios verdes, Elaboración de huertos, jardines comestibles, comunícate con nosotros por WhatsApp
Huertos Ecuador
Ordenar productosOrdenar:
Mostrar:
Ordenar productosOrdenar:
Mostrar:
Palmera Datilera

Ver detalleDetalle

Palmera Datilera
PlantasPalmeras: La palmera datilera es una especie de origen desconocido, pero probablemente sea nativa del norte de África o Arabia. Por lo general, esta palmera es simbólica de los climas cálidos, y pueden alcanzar 25-30m de altura y 30-50cm de diámetro. - Temperatura: La palmera datilera es la especie frutal que mayores diferencias climáticas tolera pero a la vez es la más exigente para conseguir un adecuado desarrollo y fructificación. Esta palmera puede soportar 1) temperaturas inferiores a -5ºC si se encuentra completamente en reposo y si éstas se prolongan durante periodos cortos de tiempo y 2) temperaturas superiores a los 50ºC si se riega. No obstante, bajo estas condiciones, el desarrollo y la fructificación cesan. El umbral de crecimiento de esta palmera oscila entre 7-32ºC. Por debajo de 7ºC el crecimiento de la palmera se detiene; por encima de dicha temperatura mantiene un crecimiento estable hasta alcanzar los 40ºC que entonces la tasa de crecimiento disminuye. Por lo general, es necesario un periodo de relativa inactividad para formar las reservas de carbohidratos en el fruto. - Humedad: En el momento de maduración del fruto, la planta requiere de humedad relativa baja. En periodos húmedos, la cosecha puede reducirse considerablemente y los frutos tener menor calidad. - Sustrato: La palmera datilera prospera en casi cualquier tipo de suelo, pero en general, se suele cultivar en suelos arenosos. Presenta gran tolerancia a sequía y salinidad. Puede sobrevivir en suelos con contenidos en sales solubles del 3% y 3,5% si la lixiviación es del 7%. Por el contrario, si éste supera el 6%, el crecimiento se detiene (Klein y Zaid, 2002). Un sustrato adecuado para el cultivo de Phoenix dactylifera estaría compuesto por: 1/3 de tierra de jardín, 1/3 de turba o 1/3 de mantillo y un pH en torno a 6. - Riego: En ambientes calurosos se recomiendan riegos frecuentes. Con temperaturas bajas, se recomienda disminuir las dotaciones de riego ya que el crecimiento es lento y la transpiración escasa. Las necesidades de agua también dependen del sustrato empleado. Los sustratos ligeros, al secarse más rápidamente, precisan riegos más frecuentes y de una menor dotación. En un sustrato de tipo medio, es aconsejable un riego semanal pero evitando encharcamientos. Se debe comprobar la humedad del sustrato cada 3 o 4 días. En plantaciones cultivadas en suelos salinos se debe tener en cuenta el aporte adicional de agua para favorecer la lixiviación. 4. PROPAGACIÓN La palma datilera puede propagarse por medio de semillas, hijuelos o propagación in vitro. - Propagación por semillas o reproducción sexual: Las plantas procedentes de semillas son muy heterogéneas por lo que la progenie es muy variada. Por tanto, es muy probable que los caracteres de interés se pierdan. Por esta razón, se recomienda la reproducción sexual cuando se desee mejorar o adaptar biológicamente la especie. - Propagación por hijuelos o reproducción asexual: Las variedades comerciales de la palmera datilera se propagan por medio de hijuelos. Phoenix dactylifera es una de las pocas palmeras que producen hijuelos y por tanto, se pueden propagar como clones. Los hijuelos se suelen producir durante los primeros años de vida de la planta (10-15 años desde su fecha de plantación), en función de la variedad y del manejo del cultivo. Se deben extraer de la planta madre con la mayor proporción de rizomas posibles, cuando éstos han alcanzado un diámetro de 25cm como mínimo (Soler, 1993). Es importante realizar riegos frecuentes durante varios días antes de dicha separación, pasa así asegurar que, una buena parte de tierra que rodea a las raíces queda adherida a ellas. Si los hijuelos no se necesitan como material de propagación deben de eliminarse. Las ventajas de la propagación por hijuelos son las siguientes: 1. Las plantas obtenidas son iguales a la planta madre. 2. El fruto del hijuelo es de la misma calidad que el de la planta madre. 3. El hijuelo da fruta transcurridos 3-4 años. Sin embargo, la propagación de hijuelos no es muy práctica, ya que es una técnica muy laboriosa y que, en numerosas ocasiones no logra satisfacer grandes necesidades de material vegetal. Además, puede promover la dispersión de plagas y enfermedades (Zaid y de Wet, 2002).
2000
NuevoPalma aceitera africana Deli x Ghana

Ver detalleDetalle

Palma aceitera africana Deli x Ghana
PlantasPalmeras: El cultivo de la palma africana se ha extendido en regiones como Indonesia y América Latina. Además de reemplazar a bosques nativos, ha provocado pérdida de biodiversidad, contaminación de fuentes de agua y acaparamiento de tierras. ¿Alguna vez has revisado los ingredientes de los alimentos procesados que consumes? ¿Sabes qué tipo de aceite utilizaron para su elaboración? ¿Te has preguntado si ese aceite tiene su origen en palma africana que ha sido sembrada en terrenos deforestados, lugares que antes eran habitados por bosques? La palma aceitera es una especie nativa del oeste de África. Tarda cuatro años en alcanzar la madurez, después de los cuales produce racimos de frutos rojos, los cuales pueden procesarse para obtener aceite que se utiliza en productos como jabón, maquillaje, margarina, dulces, algunos alimentos procesados y biodiesel. La demanda mundial de aceite de palma al año está en 165 millones de toneladas y se estima que para el año 2050 esta cantidad se duplique. En la última década, el cultivo de palma africana (Elaeis guineensis) se ha extendido en diversas partes del mundo, sobre todo en regiones como Indonesia y América Latina. Diversos informes de organizaciones no gubernamentales e investigaciones periodísticas han documentado cómo la expansión del monocultivo de palma ha provocado la pérdida de bosques tropicales y, por lo tanto, impactos en la biodiversidad. - Sistema radicular: es de forma fasciculada, con gran desarrollo de raíces primarias que parten del bulbo de la base del tallo en forma radial, en un ángulo de 45° respecto a la vertical, profundizando hasta unos 50 cm en el suelo y variando su longitud desde 1 m hasta más de 15 m. Por su consistencia y disposición aseguran un buen anclaje de la planta, aunque casi no tienen capacidad de absorción. Las raíces secundarias, de menor diámetro, son algo más absorbentes en la porción próxima a su inserción en las raíces primarias y su función principal es la de servir de base a las raíces terciarias y éstas a su vez, a las cuaternarias. Estos dos últimos tipos de raíces conforman la cabellera de absorción de agua y nutrientes para la planta. Las raíces secundarias tienen la particularidad de crecer en su mayoría hacia arriba, con su carga de terciarias y cuaternarias, buscando el nivel próximo a la superficie del suelo, de donde la planta obtiene nutrientes. - Tallo: comunica las raíces con el penacho de hojas que lo coronan. Se desarrolla en tres ó cuatro años, una vez que se ha producido la mayor parte del crecimiento horizontal del sistema radicular. Se inicia con la formación de un órgano voluminoso en la base del tallo que es el bulbo, que origina el ensanchamiento en la base del tronco y sirve de asiento a la columna del tallo. En el otro extremo del bulbo, en el ápice del tallo, se encuentra la yema vegetativa o meristemo apical, que es el punto de crecimiento del tallo, de forma cónica enclavada en la corona de la palma y protegido por el tejido tierno de las hojas jóvenes que emergen de él en número de 45 a 50. Las bases de inserción de los pecíolos que permanecen vivos durante un largo tiempo, forman gruesas escamas que dan al árbol su aspecto característico. Al morir éstas, caen, dejando el tallo desnudo con un color oscuro, liso y adelgazado, característica que puede apreciarse en plantas muy viejas. - Hojas: hojas verdes pinnadas (con foliolos dispuestos como pluma, a cada lado del peciolo) de 5-8 m de longitud que constan de dos partes, el raquis y el pecíolo. A uno y otro lado del raquis existen de 100 a 160 pares de foliolos dispuestos en diferentes planos, correspondiendo el tercio central de la hoja a los más largos (1,20 m). El pecíolo muy sólido en su base y provisto de espinas en los bordes, las cuales se transforman en foliolos rudimentarios a medida que se alejan del tallo, presenta una sección transversal asimétrica, con tendencia triangular o de letra “D” y a medida que se proyecta hacia el raquis se va adelgazando, manteniendo siempre muy sólida la nervadura central. - Inflorescencias: las flores se presentan en espigas aglomeradas en un gran espádice (espata que protege a una inflorescencia de flores unisexuales) que se desarrolla en la axila de la hoja. La inflorescencia puede ser masculina o femenina. La inflorescencia masculina está formada por un eje central, del que salen ramillas o espigas llamadas dedos, cilíndricos y largos, con un total de 500 a 1500 flores estaminadas, que se asientan directamente en el raquis de la espiga, dispuestas en espiral. Las anteras producen abundante polen con un característico olor a anís. La inflorescencia femenina es un racimo globoso, de apariencia más maciza que la masculina, sostenido por un pedúnculo fibroso y grueso, que lleva en el centro un raquis esférico en el que se insertan numerosas ramillas o espigas, cada una con 6 a 12 flores. La flor femenina presenta un ovario esférico tricarpelar coronado por un estigma trífido cuyas caras vueltas hacia fuera están cubiertas por papilas receptoras del polen. - Fruto: drupa de forma ovoide, de 3-6 cm de largo y con un peso de 5-12 g aproximadamente. Están dispuestos en racimos con brácteas puntiagudas, son de color rojizo y alcanzan hasta los 4 cm de diámetro. Presentan una piel (exocarpio) lisa y brillante, una pulpa o tejido fibroso (mesocarpio) que contiene células con aceite, una nuez o semilla (endocarpio) compuesta por un cuesco lignificado y una almendra aceitosa o palmiste (endospermo).
2000